Páginas

14 de abril de 2014

HOJUELAS

Entre otras muchas cosas que nos dejaron los musulmanes en España, después de ocho siglos de presencia, en forma de costumbres y tradiciones, están los “dulces de sartén” o “frutas de de sartén”. El arte moruno de los dulces inspira directamente esa tradición manchega. La filosofía culinaria es la misma del resto de las recetas de cocina: pocos ingredientes sabiamente utilizados. Harina, huevos y aceite como ingredientes básicos;  luego, si acaso, alguna incorporación extraordinaria: vino dulce, canela, anís, matalauva, ... En las medinas de las ciudades marroquíes  aún se pueden ver montones de dulces fritos, que son algo más que primos hermanos de los nuestros.

En la Mancha zumban las sartenes, repletas de variados dulces, al llegar la Semana Santa. Las mujeres, por tradición,  son las que más se implican en la actividad frenética que se apodera de la cocina.  El buen orden y el reparto de tareas entre ellas resulta fundamental.  Cualquier ajeno al  batallón femenino estorba en el obrador. Un olor especial a “cochura” -que así se llama en algunos pueblos al resultado de la fritura-  inunda todas las dependencias de la casa. Ese aroma, tan entrañable, tan familiar, también es una confirmación –ahora en clave de olores seculares aprendidos en la infancia- de que la primavera ya ha llegado y de que el ciclo vital se repite.

Entre los dulces de sartén, las hojuelas son, sin discusión, las reinas. No exageramos. La expresión “miel sobre hojuelas” es de origen medieval y se asignaba, metafóricamente, para cualquier tarea que resultara fácil y placentera; ya que se sobrentendía que comerlas era una bendición y una suerte, reservada solo para los más pudientes o los más afortunados.

Raro es el autor clásico que no las recoge en alguna de sus obras. Lo hace el Arcipreste de Hita y las citan, sobre todo, los escritores clásicos del Siglo de Oro. Lope de Rueda habla de ellas para describir “La Tierra de Jauja”, el gran mito de los siglos XIV y XV, que luego daría lugar a “El Dorado”, ya en tierras americanas. El país de Jauja era un mito, extendido por toda Europa, con el que poder soñar;  una especie de paraíso terrenal, plagado de todo tipo de riquezas,  situado en algún lugar remoto, al que algunos viajeros habrían conseguido llegar y del que después informaban. Pues bien, en Jauja, en aquella tierra de placeres,  no faltaban las hojuelas ¡Calibrad su fama e importancia!

(Originariamente, las hojuelas  iban bañadas en miel, ya que no se disponía de azúcar y el uso de la miel era el procedimiento habitual de endulzar las cosas. En la actualidad se suele utilizar azúcar, pero que esto no sea un obstáculo para quien desee reproducir la receta medieval y acceder así a su sabor primitivo.)


Para acompañarlas proponemos una mistela, “La Tomellosera”, elaborada durante la vendimia con mosto de uvas autóctonas por Soleras de Tomelloso SL  




INGREDIENTES

  • 7 huevos
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de zumo de naranja
  • 1 copa de anís
  • 1 cucharada de café de canela
  • 1/2 vaso de azúcar
  • Harina (la que pida)
ELABORACIÓN

Se separan las claras de las yemas.



Se baten las claras a punto de nieve. 


Se incorporan las yemas y se vuelven a batir.


A continuación, en un recipiente, se coloca la harina. Se tamiza junto con el sobre de levadura y se hace un agujero en el centro, formando un pequeño volcán.



En el agujero que hemos hecho, incorporamos los huevos, el aceite, el zumo de naranja, el azúcar, el vino y el anís.

Se empieza a amasar hasta que se pone un poco dura.


A continuación, se añade la canela y se vuelve a amasar.


Continuamos trabajando la masa hasta que no se pegue a las manos.



Una vez que la tengamos, la dejamos reposar un mínimo de dos horas. El tiempo de reposo, la masa tiene que estar tapada con un paño de cocina.



Pasado este tiempo, se va sacando la masa poco a poco para estirar las hojuelas (el resto, debe quedarse tapada hasta que se vaya a estirar). En un primer momento se estira la masa un poco y se va dejando para que haga un poco de "costra".



A continuación, con la ayuda de un rodillo, se van estirando lo más finas posibles.



Cuando tengamos la masa estirada, se cortan en trozos con la ayuda de un cuchillo


A continuación, se fríe el aceite con una cáscara de limón.


Una vez que está frito el aceite, se retira el limón y se puede comenzar a freír las hojuelas.




Con la ayuda de un cucharón se coloca la hojuela, para que quede estirada.


Al ser finas, se fríen enseguida. Hay que cuidar que no cojan demasiado color. 


Una vez frita, se ponen en un colador para que escurran el aceite.


Antes de que se enfríen completamente, se rebozan en azúcar.



NOTAS

1. La receta es muy laboriosa, pero merece la pena de disfrutar un día en familia haciéndola. Puede variar en algún ingrediente de una casa a otra.
2. El vino que se utilice debe ser de calidad, ya que luego se nota en el sabor de la hojuela.
3. Quien tenga amasadora puede ahorrarse el amasado a mano. Ahorraréis mucho tiempo.
4. Hay quien mezcla el azúcar con un poco de canela, para rebozarlas. En mi casa, la canela se la echamos a la masa, como habéis visto. Va en gustos.
5. En vez de rebozarlas en azúcar, pueden bañarse en miel. Eso también va en gustos.

¡FELIZ SEMANA SANTA!

Nos vemos a la vuelta de vacaciones








55 comentarios:

  1. Como las "orellas de entroido" que tenemos en Galicia. Y que vamos....se comen sin sentir de lo buenas que están. Aquí las solemos acompañar de un vinito dulce, un anís o mismamente nos las zampamos en el desayuno con un buen chocolatito caliente. Me encantan estos dulces son deliciosos aunque un pelin laboriosos pero merece la pena.

    Besinesss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la mayoría de las casa manchegas, este dulce sólo se hace en Semana Santa. Posiblemente, por lo laborioso que es... pero el día que lo hacemos en casa, para mí es un día de fiesta, porque compartimos un rato muy agradable en la cocina. Y luego... lo ricas que están, jaja. Por cierto, no conozco las Orellas de entroido, pero las buscaré.

      Eliminar
  2. Que deliciaaaaaaaaa me encantan. Vale, son fritas, si. Pero me encantan. Son una delicia, con un poco de miel de azahar por encima te mueres de gusto... ñam ñam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, mientras estaba haciendo el post, pensé que me harías este comentario, jajaja. Desde luego, no son nada light, pero de vez en cuando hay que darle gusto al cuerpo!!. ¿Serías capaz de sacar una versión ligera?

      Eliminar
  3. Que cosa mas rica!!a mi me encantan!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, Dezazu, ahí tienes un plato... sírvete tu misma.

      Eliminar
  4. Me encantan las hojuelas en todas sus formas y variedades. Las que has preparado tienen que estar de lujo, con miel o con azúcar. Me apunto tu receta para probarlas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te dije que la receta varía a la tuya. También la forma... si las pruebas, luego me cuentas.

      Eliminar
  5. Que buenas, se parecen a unos dulces que hacemos aqui en mi tierra, que se llaman inflaos, y que como tú, mientras más finos los hagas más se inflan y mejor quedan. Me llevo tu receta para probarla.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He oído hablar del dulce que me dices, pero no lo he probado nunca. Seguro que están de muerte, como la mayoría de los dulces de sartén.

      Eliminar
  6. Yo suelo hacer orejas, las hacia mi suegra y mas o menos es lo mismo, pero como no me acuerdo si son los mismos ingredientes, lo mirare, por si acaso, y hare la tuya, que buenas deben estar, feliz semana santa a ti tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamen, creo que te refieres a las orejas de fraile que llamamos por aquí. Esas se hacen con la misma masa que se hacen las flores. Te recomiendo que pruebes estas, verás como te gustan.

      Eliminar
  7. Ya estoy imaginando el sabor y el crunchi crunchi al morderlas. Guardo la receta para el fin de semana.
    Besosss

    ResponderEliminar
  8. Hola Maritornes!!.. Mira que yo nunca he sido muy de dulces tradicionales, pero (no sé si será cosa de la edad o qué) me están empezando a gustar. Hace unos años, en Frigiliana (Málaga), en una feria medieval muy bien montada, tuve la oportunidad de probar algunos dulces musulmanes y me volvieron loca. Bueno, anteriormente ya había probado los pestiños y algunas cosas más, pero ahí me di cuenta de que realmente me apasionaba el sabor de esta clase de dulces. Éso sí, hay que comerlos con cautela.
    Estas Hojuelas son estupendas, ya me imagino una tarde de Semana Santa, café en mano, una buena conversación y venga a darle pellizcos a las Hojuelas. Que son de esas cosas que no puedes parar.
    Me han encantado, guapa.
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lara!! A mí, al contrario que a ti, me encantan los dulces tradicionales. Y desde luego, las hojuelas, son mis preferidas. Desde luego, son el dulce perfecto para acompañar ese café que describes.

      Eliminar
  9. Buenos días Maritormes. Como bien dices yo creo que los Musulmanes son unos maestros en la elaboración de dulces y pastas y prueba de ello son estas ricas hojuelas que tu nos has preparado. Tienen una pinta deliciosa y estoy por asegurar que son un vicio, me dan ganas ahora mismo de ponerme a prepararlas.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manos a la obra, Paco!!! Lo único que tienen estas hojuelas, es que cuando las pruebas, no puedes dejar de comerlas.

      Eliminar
  10. Ummmmmmmmmmmm de buena gana me iba a merendar a tu casa ahora que ricas tienen que estar esas hojuelas madre ,para mi asi con el azucar estan perfectas asi que vete poniendome un platin que ya llevo yo el licor cafe o la crema de chocolate de muerte relenta seguro.
    Como siempre un post fantastico como bien dices los Musulmanes son unos maestros en la elaboracion de dulces y tenemos buena prueba de algunos de ellos al tenerlos en nuestra gastronomia, leyendo tu post me he trasladado a aquella epoca donde la fritura se hacia en las cocinas bajas ya me imagino a varias mujeres de la familia haciendo las hojuelas y friendolas ahora lo hacemos al fuego de una vitroceramica o cocina de gas los tiempos cambian pero no la receta .
    Tomo nota como no ya sabes que me encantan las recetas tradicionales .
    Como siempre una receta , paso a paso y presentacion de 10 points.
    Disfruta de la Semana Santa y nos vemos a la vuelta preciosisimaaaaaaaa.
    Bicos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque hayamos perdido esa cocina, aquí os demuestro que pueden hacerse en la vitro y salen igual de ricas. Y para comprobar que es cierto lo que te digo, aquí tienes un plato esperándote. Acompañadas del licor del que hablas, seguro que están de vicio!!

      Eliminar
  11. Muy ricas Maritornes, lo cierto es que la herencia árabe se deja notar en infinidad de preparaciones reposteras de las que hoy en día seguimos disfrutando. Mi tía hacía una receta parecida, y la recuerdo como una fiesta, a los niños nos daban un botellin de cerveza para que amasasemos y después esas piezas eran las que nos comeríamos. Los llamábamos barriguitas, porque hinchaban mucho al freir. Nos lo pasábamos de escándalo y aún lo recuerdo.
    Un plato de los tuyos me los llevaba ahora mismo, que después de los recuerdos, hay que rememorar el paladar :)
    Besotes, mi niña, que pases buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, por eso mismo que cuentas, es por lo que para mí esta receta tiene ese encanto especial. Ahora las hago, pero recuerdo ser niña y tener en las manos un botellín de cerveza para amasar, junto a mi hermano y a mis primas... Estos recuerdos, son lo mejor de estas recetas...

      Eliminar
  12. Me encanta la repostería árabe, nuestras maravillosas herencias. Desde luego las voy a preparar en casa que con el magnifico paso a paso que has dejado no hay duda posible y desde ya te digo que servidora las va a bañar en miel..... mmmmm babeo de solo pensarlo

    Besos

    Youtube: Monica-Saboreando las estrellas

    Blog: Saboreando las estrellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, con las manos que tienes... seguro que te salen muy ricas!! Te animo a que las pruebes y ya verás como te gustan mucho. Ya me cuentas...

      Eliminar
  13. Me muero por probarlas, qué pintaza dios mío!, me animaré a hacerlas aunque dudo que me salgan tan ricas. Esa masa estirada tan fina tiene que darle un toque crujiente espectacular! Qué ricas...Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son crujientes y ricas... Anímate a probarlas, porque merecen la pena.

      Eliminar
  14. Efectivamente tiene que ser un manjar. Si que parecen algo laboriosas, pero ¿qué importa el trabajo y el tiempo si el resultado es el que nos dejas?. Nunca hice hojuelas pero esta S. Santa hice fritillas, mucho más sencillas y rápidas de hacer pero seguro que no tan buenas, al no llevar huevo, y nos encantaron, de modo que las hojuelas tienen que tener un sabor increíble.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa hacemos un montón de postres para Semana Santa y en ocasiones, también hemos hechos fritillas, pero para mi gusto, como las hojuelas y las flores, no hay nada.

      Eliminar
  15. Ay mi niña que se me había pasado la receta porque esta semana pasada estuve fuera.
    Qué cosa tan deliciosa , ese crujientito tiene que ser un gustazo.
    Nunca las he hecho en casa , asi que no tengo excusa porque con este paso a paso tan maravilloso que nos has hecho se ve perfectamente el proceso. (Gracias , que esto lleva su curro y es de agradecer )
    Besinos a montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy laboriosas, pero con las manos que tienes... seguro que te quedan de lujo, Bego. Te animo a que las pruebes.

      Eliminar
  16. Buenas tardes Maritornes. Qué alegría que estés ya de vuelta, espero que hayas descansado y te lo hayas pasado en grande. Espero en breve disfrutar de tus magnificas recetas.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre viene bien desconectar de la rutina, Paco... Ahora toca ponerme al día en este mundo virtual...

      Eliminar
  17. Mi querida amiga, que recetas haces siempre, parecen que estan hechas para mi jejeje, como me gustal los dulces de salten, y estas hojuelas me han enamorado por completo que delicia, y que bien hechas te han quedado perfectas, seguro que como me dices en tu comentario, donde has estado de vacaciones no disfrutan de estas delicias jejeje. Mil besicos cielo mio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego esta es una de las recetas que irían perfectamente a tu blog y que seguro que bordarías. Y ya te digo que no... que donde he estado no saben ni por asomo lo que es un dulce de sartén, jaja.

      Eliminar
  18. Esta hojuelas, me las había perdido con lo ricas que son, te han quedado muy buenas, me gustan besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adita. Me alegra que te gusten.

      Eliminar
  19. Vaya! Me había perdido estas hojuelas, supongo que debió ser la semana que tuve el ordenador estropeado antes de S.Santa. Desde luego son laboriosas pero tienen que estar deliciosas, eso seguro. Me encanta como todo lo que haces!
    Un besazo, que tengas una buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria!! Como os digo, si que son laboriosas y más porque una vez que te pones, haces mucha cantidad de ellas... pero merecen la pena. Si estuvieras más cerca... te daría unas cuantas para que las probases.

      Eliminar
  20. Estas recetas que perduran por los siglos suelen ser excepcionales, me lo llevo con tu permiso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te las puedes llevar, incluso acompañadas de un chupito de mistela.

      Eliminar
  21. Ooooooooh eso tiene que estar de vicio, para empezar a comer y no parar.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Un lujo estas hojuelas que yo no las he preparado nunca pero caen fijooooo. dentro de nada.Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con un poco de tiempo y paciencia... verás qué ricas te quedan.

      Eliminar
  23. Que buena entrada Maritornes, y como se dice " miel sobre hojuelas" no hay que dejar de probarlas! que tienen que estar bien ricas! me imagino que son parecidas a las flores... te diré que las hojuelas nunca las he probado... al ser de Toledo, bueno y mi pueblo mas cerca de Madrid que de Ciudad Real, que yo la considero el centro de la Mancha, no se si será por eso que como ya te he comentado, hay muchas de tus ricas y tradicionales recetas que por desgracia no conozco. GRACIAS a tí le voy a poner remedio!
    GRACIAS por tu amable coment. y atiende a la señal... jijii
    Hacia mucho tiempo que no escuchaba la palabra "cocura" , y me has traido muy buenos recuerdos...

    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque las hojuelas son típicas de la mancha, la receta varía un poco según la zona en la que se hagan. Las mías son las que se hacen en una zona concreta de Ciudad Real. Por eso, seguramente no las conoces. Pero ya que tienes la receta, no dudes en ponerte manos a la obra. Verás lo ricas que están.

      Eliminar
  24. Ains pero como me podía haber perdido esta recetilla!! Que ricas, por favor, aunque no se si tendría yo tanta paciencia para manejar esta masa tan fina y perfecta como tu! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, viendo las recetas que eres capaz de hacer, las hojuelas para ti, serían un juego de niños. Anímate y me cuentas.

      Eliminar
  25. la verdad es que la reposteria musulmanda es super rica y debemos dar gracias porque nos dejaran muchas de sus recetas, estas hojuelas tienen una pinta fantastica...madre, que pena no poder probarlas! un besote y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de no poder probarlas tiene solución. Un día de estos, te acercas por tierras manchegas y te invito a un café con unas ricas hojuelas.

      Eliminar
  26. Exquisitas Mary,estos dulces de sartén me encantan ,son como nuestras orejas de carnaval aunque un poco diferente,me llevó tú receta ,un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He oído hablar de las orejas que comentas, pero no las he probado, así que no puedo decir si es la misma masa o no. Buscaré la receta para comprobar.

      Eliminar
  27. Éstas son las orejas que les gustan a los de mi casa, con muchas vejigas..., a mí me gustan más tipo bolla.
    Se ven de lujo!
    Besotes y feliz domingo!

    ResponderEliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...