Páginas

9 de diciembre de 2013

GACHAS

Las gachas manchegas son un plato sencillo, rápido de preparar, diferente y sabroso como pocos. Hacer unas gachas en las casas manchegas supone dos cosas: romper la rutina de los guisos habituales y recordar los tiempos en los que se comía en el campo…cuando no había casi nada para elegir . Son, pues, uno de los platos fundamentales en la cocina manchega y, como es lógico, un plato imprescindible en este blog.



El gran pintor de Tomelloso, López Torres, en su cuadro podador manchego (se encuentra en el Museo "Antonio López Torres" de la localidad), inmortalizó el plato que presentamos haciendo de él tema principal de una de sus mejores obras. El realismo del pintor refleja a la perfección cómo era la frugal comida del agricultor manchego. Éste, muchas veces en solitario y sin más compañía que las mulas, se hacía sus comidas en el mismo lugar de trabajo.


Las gachas, hasta no hace mucho, eran plato casi diario para las gentes del campo; generalmente se servían en el almuerzo (que así es como se suele denominar la primera comida del día); aunque también se utilizaban como planto principal en la comida del medio día o la cena.
Hoy son una comida festiva, que sigue reuniendo y satisfaciendo a todos los comensales.
El aceite de freír unos torreznos sirve para tostar la harina de almortas y el pimentón. Y después se produce el milagro: una ración justa de agua (eso es todo un arte) convierte la masa reseca en una emulsión espesa, cuajada y sabrosa, que se ha de comer a punta de navaja, mojando sopas, sin escatimar el pan; que ese es el secreto de engañar el hambre.
Las gachas se comen en la sartén de patas, recién retirada del fuego. Y se comen mojando sopas de pan, cada cual en su rodal, cuidando no dejar migas de pan (barcos) que pudieran afear la vista. El trago de vino y los repetidos mordiscos a la guindilla verde en vinagre, son los complementos imprescindibles. Hay que comerlas pronto; frías pierden cualidades. De ahí el dicho manchego cuando se ve que alguien lleva prisa : ¡Ni que fuera invitado a gachas!
Ya que hemos citado a Tomelloso, recomendaremos uno de sus mejores caldos para acompañar la suculenta sartén de gachas: El  “Allozo” crianza. Estamos seguros que no defraudará ni al más exigente comensal.

INGREDIENTES

Para 4 personas
  • 4 cucharadas con colmo de harina de almortas
  • 4 vasos agua de 175 cl.
  • 150cl. de Aceite de oliva
  • 1 cucharada de pimentón de la vera
  • 1 cabeza de ajos
  • 4 giras de tocino
  • Picantes en vinagre

ELABORACIÓN

Se parte el tocino en trozos y se fríe en aceite de oliva junto a los ajos partidos por la mitad. Una vez fritos, se sacan y se reservan para comerlos después, acompañando las gachas.


En el aceite restante de freír el tocino se incorpora la harina (una cucharada con colmo por comensal), y se le da unas vueltas a fuego suave.





Cuando la harina está a medias de freír se añade el pimentón y se sigue dando vueltas hasta que se tueste, con cuidado de que no llegue a quemarse.


Posteriormente se incorpora la mitad del agua y se deshacen los grumos. A continuación se termina de incorporar todo el agua. Se prueba de sal y se pone al gusto. Se sigue dando vueltas hasta que cuajen.


Cuando salen borbotones se dejan un poquito en el fuego para que suba el aceite.


Se sirven bien calientes junto al tocino, los picantes en vinagre y pan candeal.

NOTAS

1. En esta receta es importante la equivalencia de harina y agua. Si se tiene en cuenta la medida exacta saldrá perfecta. La gente mayor hace esta combinación a ojo. Pero si la queréis hacer en casa, recordad que esta medida es una cucharada con colmo por comensal y por cada cucharada de harina, un vaso de agua.
2. La harina es de almortas, aunque según la zona de la mancha donde nos encontremos se le puede llamar de titos, pitos o guijas.
3. Según las casas, el tocino se puede freír con los ajos, o primero el tocino y a parte los ajos.
4. Además de tocino, también pueden ir acompañadas de chorizos, morcillas... Esto es opcional.
5. Hay quien al echar el agua le añade un poco de orégano.
6. Las gachas se deben comer en una sartén al centro. Saber comerlas es todo un arte, ya que hay que saber mojar de forma correcta las sopas.



¡QUE APROVECHEN!


49 comentarios:

  1. Que delicia de plato, ummm! Casualmente tengo pensado preparar estos días unas "gachas" de arroz de una receta que tengo, a ver que tal. Gracias por compartir toda esta información! un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas gachas son muy diferentes a las de arroz. Por aquí también se hacen las gachas dulces, que publicaré otro día. Ya me contarás cómo te resultan.

      Eliminar
  2. Me encantan tus entradas Maritornes, porque describes estupendamente escenas cotidianas de antaño, y además aprendo platos totalmente desconocidos.
    En cuantas ocasiones, los platos de la gente del pueblo, se han ido convirtiendo en verdaderos manjares con el paso del tiempo. Ayer por ejemplo, hice migas para comer, y madre mía, menuda fiesta hubo en casa.
    Estas gachas me las han recordado. Un plato espectcular y mejor explicado imposible.
    Besotes, mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso cómo las comidas de antaño han pasado de realizarse a diario a realizarse en reuniones familiares o de amigos. Las gachas, las migas... se prestan a ello. No me extraña que en tu casa hubiese una fiesta cuando las hiciste!

      Eliminar
  3. Para mi son novedosas en cuanto a que nunca las he degustado, pero sí he oído hablar de ellas .
    Esa harina tampoco la conocía . Como siempre, una entrada maravillosa , siempre me voy de tu cocina con alguna enseñanza nueva.
    Besinos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No las has probado? Pues debes poner remedio a eso!! La harina no sé si es muy difícil encontrarla fuera de Castilla La Mancha. Yo la suelo comprar en el mercado al peso, pero esta vez la he comprado del mercadona, para que veáis que se pueden conseguir de forma fácil.

      Eliminar
  4. Esta receta si que no podia faltar en tu blog, y me recuerda la de años que hace que no como unas gachas, creo que las ultimas las comi con mi abuelo en algun pueblo cercano a Herencia, pues igual hace 10 años. Ahora ya tengo 2 recetas pendientes de hacer esta y la anterior, a ver si saco tiempo. Me ha gustado lo del almuerzo, me recuerda cuando era pequeño y la gente del campo en La Mancha a eso de las 11 paraba religiosamente y decia me voy a almorzar. Aunque te lo repito mucho me ha encantado leerte como siempre. Eres una crack! Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta receta es como la de las migas, una imprescindible en el blog. Si te digo la verdad, no sé cual me gusta más... Por cierto, ¿comiendo gachas con tu abuelo cerca de Herencia? ¿será que tienes raíces manchegas aunque te hayas decantado por la cocina italiana? De cualquier modo, me alegra que entre los recuerdos con tu abuelo, haya un plato de mi tierra.

      Eliminar
    2. Tengo raices por todas partes entre ellas la manchega, mi abuela paterna era de Los Yebenes, Toledo. Asi que por mis venas tambien corre sangre manchega. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Hola preciosa, yo no conocía éste plato, pero al verlo me resulta exquisito!
    Cuánto aprendo contigo, la explicación es estupenda y el resultado genial!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esmeralda. Aprendemos mutuamente, no creas... Ya he estado investigando sobre el pastel que has publicado.

      Eliminar
  6. Una introducción y un paso a paso geniales, me ha encantado tu entrada! Es uno de aquellos platos que merece la pena no perder y continuar enseñándolo de generación en generación.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego este plato no debe perderse!! Ya no solo por lo rico que está, sino porque es una muestra de identidad manchega.

      Eliminar
  7. Mi madre nos hacia gachas cuando eramos pequeños, era la pos-guerra y no habia mucho que comer, recuerdo que eran con leche y le freia cocorrones de pan que crujian al meterlos en la boca, que buenos recuerdos me has traido, estas gachas me las llevo, un besito y por si no nos vemos antes te deseo unas Felices Fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que con las gachas, se conseguía engañar el hambre... ya ves que sólo hacía falta un poco de harina y agua para conseguir un plato contundente.

      Eliminar
  8. que buena pinta tienen esas gachas!
    sabes que nunca las he probado? voy a tener que ponerle remedio porque estas recetas tan tradicionales son las que mas me gustan! un besopte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero Tere, no me puedo creer que tú no las hayas probado. Una vez me comentaste que habías estado por las Pedroñeras... Hay que ponerle remedio a eso!! ;)

      Eliminar
  9. Me encantaría probarlas!!! Qué buena pinta, qué apetecibles!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo lo que a Tere. Mary a esto hay que ponerle remedio... igual cuando hagáis un curso de galletas, me presento de alumna con un plato de gachas...

      Eliminar
  10. Buenas tardes Maritornes. Un plato típico muy rico y contundente, estas gachas tienen que estar deliciosas, todavía me acuerdo cuando mi madre las preparaba, con esa harina de almortas que nos enseñas. Hoy en día en muchos restaurantes de postín nos las ofrecen como un manjar.
    ME ENCANTA TU RECETA
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco. Las recetas que nos traen recuerdos de la infancia son las mejores... Y este plato es una de ella. A mi no me extraña que en los restaurantes las sirvan, porque son de las recetas que no deberían perderse.

      Eliminar
  11. Niña, dejame que te diga que es una gozada entrar en tu cocina. No solo por los platos que nos traes y que irremediablemente provocan que a una le entre hambruna sea la hora que sea. Si no que además nos remontas a su historia, a como se preparaba de antaño y donde se cocinaba incluso. Eso bajo mi punto de vista es un dato importante a tener en cuenta ya que sigo diciendo, al igual que tú, que este tipo de recetas son las que jamás deberían caer en el olvido.

    un besin guapetona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merchi, la vida nos va modernizando, pero hay tradiciones y comidas que no deben perderse...

      Eliminar
  12. Muy ricas y estas recetas son las que hay que guardar como oro en paño besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que me propongo ir haciendo poco a poco, Adita...

      Eliminar
  13. Es uno de mis platos favoritos estan buenisimas!!besos

    ResponderEliminar
  14. Hace tiempo que por accidente, se compró en casa un paquete de harina de almortas.

    La cosa es que no sabíamos muy bien que hacer con ella, y mi chico ha intentado varias veces hacer migas de harina, y gachas, con resultados regulares más o menos (va mejorando pero todavía no ha dado con el punto)

    Como está tan bien explicado le voy a imprimir tu receta, a ver si por fin le salen, que aún queda un poco de harina! Las hace para él solo y claro el paquete no tiene fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hija de mi vida!! ¿Eres capaz de tener un plato de gachas y no probarlo?? jajaja. Cuando estaba haciendo la receta, me acordé de ti y pensé que este plato serías incapaz de aligerarlo. Dále tu receta y si tenéis alguna duda, me preguntas. Eso sí, tienes que prometer que mojarás unas sopilla y me dirás qué tal.

      Eliminar
  15. Divinisimaaaaaaaaaaaaas no lo siguiente ademas de estar de rexupete te han quedado de relujo.
    Dan ganas de dar una dentella al monitor, aqui no creo que encuentre esa harina de momento me quedo con la receta y las ganas.
    Como siempre una receta paso a paso de 10 points.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final te voy a tener que enviar un paquetillo con los gazpachos y la harina para que pruebes las cosas de mi tierra...

      Eliminar
  16. Hola Maritornes!!.. No he comido Gachas en la vida, pero, hija mía, con tu explicación casi las he saboreado. Sí que es curioso que este tipo de platos tan humildes se conviertan en platos festivos o festejados, como tú bien dices. Prometo probar a hacerlos algún día :)
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos platos merecen la pena ser probados. Es cierto que son fuertes y que tienen muchas calorías... pero de vez en cuando, podemos darnos el gustazo.

      Eliminar
  17. Madre mia,hoy dia este plato es un lujo poder tomarlo, que bonita tu entrada contandonos todas las costumbres de antes, y desde luego este plato no podia faltar en tu blog, ni en nuestras recetas pendientes,por que las tengo que probar. Mil besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María... No puedo creer que no las hayas probado!!! Si lo haces verás cómo te gustan. Es un plato muy sencillo, lo único malo que le veo es la cantidad de calorías que tiene, por eso sí es un lujo comerlo, jaja.

      Eliminar
  18. Un post de lujo, igual que tu receta...., besos

    ResponderEliminar
  19. Mi padre siempre recordó las que hacía su madre. Muchas veces me dijo que yo se las hiciera, pero en esa época no había internet y no sabía cómo prepararlas, lo mismo ocurría con los borrachuelos de los que pensaba que eran unas galletas mojados en vino y no es así.
    Besos Mari desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego esta es una receta que suele evocar a los mayores recuerdos de la niñez. Menos mal que con el avance de las nuevas tecnologías, podemos tenerlas al alcance de la mano y hacer que no se pierdan.

      Eliminar
  20. Buenas tardes Maritornes. Muchas gracias por tus amables comentarios, es para mi todo un honor recibirlos, de una persona, paisana y gran cocinera como tu. Te deseo que pases unas Felices Fiestas y un prospero año nuevo 2014, en compañía de familiares y amigos. Te deseo todo lo mejor para el próximo año.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco!!! Yo te deseo lo mismo para ti y para tus seres queridos...

      Eliminar
  21. Me encanta el ritual!! es una pasada, Maritornes. Siempre quise saber como se hacen unas gachas, por aquí en el sur no las preparamos pero la curiosidad siempre nos pica a los cocinillas, ya me entiendes! jajaj un besote preciosa y mil gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora ya no tienes excusas para no probarlas, Adeli... y con lo cocinillas que tú eres, te lo pasarás muy bien experimentando.

      Eliminar
  22. Me paso para desearte unas felices fiestas y un prospero año nuevo , pues no creo que pueda pasarme hacerlo en los proximos dias ,apartir del lunes hare un pequeño descanso en el blog hasta el proximo año.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa!! Es normal que en estos días que van a llegar estemos un poco ausentes... Te deseo una Feliz Navidad en compañía de todos tus seres queridos.

      Eliminar
  23. Guapetona, quería desearte unas muy Felices Fiestas. Mis mejores deseos para este año que comienza.

    Un besote :)

    ResponderEliminar
  24. Enhorabuena! por la entrada me ha encantado...
    Solo de mirar las gachas se me hace la boca agua y eso que estas no las he probado nunca, me muero de ganas...¿dónde se puede encontrar la harina que citas en la receta?
    Ah! por cierto Antonio López para mi es el mejor pintor que hay y habrá, el grado de perfeccionismo que tiene es exagerado, gran maestro...
    un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La harina de almortas, fuera de Castilla La Mancha, yo solo la he visto en Mercadona. No sé si podrás encontrarla en otros supermercados.
      En cuanto al pintor, el cuadro que he puesto es del tío del pintor Antonio López al que haces referencia y fue con su tío con el que empezó a hacer sus primeros pinitos. Para mí, los dos, son grandes maestros.

      Eliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...